<link rel="stylesheet" href="//fonts.googleapis.com/css?family=Fredoka+One:regular">Una de las formas de vivir un infierno | Blog

Una de las formas de vivir un infierno

No sé dónde estoy, tengo mucho frío y no miro nada, pero escucho voces, voces que me resultan muy familiares… Me duele mucho la cabeza, ¿Qué está pasando? ¿Dónde estoy? ¿Quién soy?

Llevo y sin temor a equivocarme 5 años aquí, las voces solo las escucho de vez en cuando y cuando las oigo siento como el tiempo se paraliza, se distorsiona, es todo muy extraño. Ya son 20 años en este lugar, es increíble tanto sufrimiento que se siente en este vacío, pero ayer pude ver a una criatura a la distancia que desapareció al instante.

Estoy desesperado, quiero terminar con mi vida, pero no existe la forma, no puedo hacer nada y estos 50 años ya han acabado por completo con mi cordura. Ya estoy más consiente del tiempo porque en este lugar amanece tenuemente y en el anochecer la luz se pierde totalmente.

He marcado cada día arañando el suelo y las cuentas me dan que llevo aquí 200 años. La meditación ha sido la mejor solución para soportar todo esto, aunque la pregunta obvia es; ¿Por qué no me muero? Sigo igual de joven que cuando desperté aquí y no me crece el pelo, ni las uñas y tampoco tengo la necesidad de hacer mis necesidades fisiológicas.

Creo que la hora de morir nunca va a llegar porque ya estoy muerto de eso no tengo duda, debí aprovechar mejor mi vida antes de llegar a este espantoso lugar, ahora no hace frío sino mucho calor las voces siguen escuchándose de vez en cuando pero lo que realmente me asusta es que ahora miro criaturas a cada momento, son seres de pesadilla unos con caras de animales, otros rostros humanos destrozados y muchos otros sin ningún rostro pero todos tienen cuerpos como si fuera una sombra, son las cabezas y una especie de humo negro que las mantiene flotando.

Las sombras me atormentan, no me dejan meditar e irrumpen en mis sueños cuando estoy dormido, gruñen, hablan, gritan y se ríen a cada momento esto es completamente insoportable, lo peor de todo es que no me les puedo acercar, ni hablar con ellas, están y no están a la vez.

Llevo aquí 500 años y sentí algo muy extraño hoy; mi corazón empezó a latir, empecé a respirar, sentía la circulación de la sangre por mis venas, empecé a sentir hambre y desperté.

2 meses en coma pueden volver loca a una persona.

También te puede interesar: Caperucita, caperucita donde estas que te extraño.

Visita mi facebookinstagrampinterest twitter para más contenido.

Una de las formas de vivir un infierno

Más artículos

Resumen
Una de las formas de vivir un infierno
Nombre del artículo
Una de las formas de vivir un infierno
Descripción
No sé dónde estoy, tengo mucho frio y no miro nada, pero escucho voces, voces que me resultan muy familiares… Una de las formas de vivir un infierno
Autor
Nombre del editor
Arte con huesos
Logo del editor

Deja un comentario