Esto pasa cuando nos enamoramos perdidamente

Esto pasa cuando nos enamoramos perdidamente

Todos nos hemos enamorado perdidamente de alguien, es una sensación sumamente mágica que nos hace sentirse y vivir plenamente. Sin duda, el amor logra que el peso de vivir sea más llevadero y en ocasiones, la fuerza que nos proporciona vivir y luchar por hacer feliz a la otra persona, hace que en vez de llevar a cuestas un gran peso, sea como tener una carga insignificante.

Es que el amor es así, un deporte extremo y como todo deporte extremo conlleva grandes riesgos, pero también grandes recompensas.

Cuando nos enamoramos perdidamente, lo físico pasa a un segundo plano, miramos a esa persona con tanto cariño que nuestros ojos brillan y brilla la vida. Cuando nos enamoramos así, nuestras almas se vuelven más ligeras y sentimos que flotamos y nuestras manos solo saben abrazar, nuestros labios solo saben besar y nuestro corazón solo sabe amar.

Al enamorarnos perdidamente, nuestros sentidos se amplifican, se amplifica el placer y el dolor, somos un extraño ser que es débil y fuerte al mismo tiempo. Amamos y amamos tanto que la decepción se siente como dolor físico. A pesar del riesgo nos embarcamos en esta aventura y pase lo que pase nunca regresamos intactos, nunca somos los mismos.

Te puede interesar: Siempre estás en mi mente

Es que esto de enamorarse es cosa seria, aunque solo abundan las risas, porque es como jugar con fuego siendo pólvora y a veces explotamos, algunas veces para alcanzar el cielo y otras tantas para perforar la tierra, se alcanza el cielo o el infierno. A pesar del miedo de que me destruyas mi cielo yo te amo.

La aventura nos espera y estoy seguro que junto a ti viviré tantas historias grandiosas, grandiosas como la vida misma desde que te conocí.

Ahora que estás conmigo la vida jamás había sido tan dulce, yo ahora mismo no me cambio por nadie; soy demasiado feliz.

Solo me queda decirte que te amo tan simple y complicado como eso.

Visita mi facebookinstagrampinterest twitter para más contenido.

Deja un comentario