Los padres que quieran hijos felices tendrán adultos esclavos de los demás

El filósofo Gregorio Luri nos dice que el grado de felicidad que tienen los niños no influye en como la sociedad los trata ya que para la sociedad lo que interesa es lo que sepan hacer.

Para Gregorio Luri no hay familias perfectas, que está bien decirles «no» a nuestros hijos de vez en cuando, y que es imprescindible aprender las palabras mágicas: «perdón», «por favor» y «gracias» Es mucho más sensatos enseñarles a nuestros hijos a superar todas las frustraciones que esta vida nos trae que hacerles creer que vivimos en un mundo sin dichas frustraciones.

Lo que debemos hacer a la hora de criar a nuestros hijos es enseñarles a amar la vida y no a amar la felicidad, inclusive no creo que exista la felicidad propiamente dicha en los niños, ya que esta llega después de haber vivido mucho y de haber aprendido cuales son las cosas importantes en la vida y valorarlas. Aprender a vivir es más indispensable que aprender a ser felices ya que no se pueden hacer ambas cosas al mismo tiempo.

La vida que llevamos en la infancia no es feliz porque es una edad de muchos y terribles cambios que no nos permiten ver las cosas buenas que tenemos a nuestro lado, eso lo aprendemos con los años. Una cosa es que hallan momentos de mucha alegría, pero eso no quiere decir que se sea feliz.

—A cualquier padre que se le pregunte responde que quiere un hijo feliz. Y es abrumadora la sobreoferta de obras de psicología y de noticias que indican el camino más corto para llegar a la felicidad.

—A esos padres les pediría que abrieran los ojos y que me dijeran qué ven. La vida es compleja, llena de incertidumbres, y con un sometimiento terrible al azar.


Gregorio Luri

Personalmente, me resultan más atractivo decir que cuando criamos a niños felices tendremos a adultos esclavos de los demás porque como lo mencione anteriormente la felicidad no existe en los niños, al menos no como la interpretamos ya de adultos, lo que le provocamos a los niños al hacerles llevar una vida acaramelada son alegrías. Conseguir ser felices depende de cada uno, de los aprendizajes y experiencias.

Hay que enseñarles a nuestros hijos que la vida es salvaje, tacaña, austera e injusta, que seguramente la pasaran mal pero que de todos los problemas nos podemos levantar, que no existe nada imposible, conseguir ser felices a toda costa puede recortar las aspiraciones. Hay que aprender a vivir antes que a ser felices.

Procure que sus hijos no sean infelices, y después enséñeles la realidad, a sobrellevar sus frustraciones, a sobrellevar un no.


Gregorio Luri

Les estamos enseñando a nuestros hijos a que sean caprichosos, débiles y ellos se están quedando sin la capacidad de afrontar las frustraciones por sí mismos. Además, nuestros hijos crecen con la firme mentalidad de que la felicidad depende de alguien más.

Hay que tener claro que cuando nuestros hijos salgan al mercado laboral, la sociedad no les va a medir por su grado de felicidad, sino por lo que sepan hacer. Cuando vamos al dentista, no nos importa que sea feliz, sino que sea profesional en lo que hace. Si necesitamos un fontanero, querremos que sea eficiente, rápido, y a ser posible barato. Hombre, si es amable, mejor.


Gregorio Luri

Pero desde luego no vamos a valorar si es un fontanero feliz. Además, me parece muy sano que nuestras relaciones sociales, especialmente con los desconocidos, no estén mediadas más que por su profesionalidad, sin necesidad de estar pendientes de la emotividad.


Gregorio Luri

También te puede interesar: Micromachismos – Una silenciosa pero eficaz forma de manipulación.

Visita mi facebookinstagrampinterest twitter para más contenido.

hijos felices

Más artículos

Resumen
Los padres que quieran hijos felices tendrán adultos esclavos de  los demás
Nombre del artículo
Los padres que quieran hijos felices tendrán adultos esclavos de los demás
Descripción
El filósofo Gregorio Luri nos dice que el grado de felicidad... Los padres que quieran hijos felices tendrán adultos esclavos de los demás...
Autor
Nombre del editor
Arte con Huesos
Logo del editor

Deja un comentario